Concejal Juan Carlos Chinga hizo ver las deficiencias que presenta ese centro de ventas, que se constituye en un lugar tradicional de Arica.
DENUNCIA
En la última sesión ordinaria número 33 del Concejo Municipal, el concejal ariqueño Juan Carlos Chinga solicitó al Alcalde y cuerpo colegiado mayor consideración para con los comerciantes que durante décadas trabajan en jornada dominical, en su extensión de calle Chacabuco desde General Velásquez hasta Chiloé.
El edil dijo que la Feria Turística dominical es una tradición en Arica y constituye un importante aporte al desarrollo turístico de la zona.
«Lamentablemente ese lugar no cuenta con servicios higiénicos tan necesarios para los ariqueños, visitantes y turistas de distintos puntos del país y del extranjero que durante el día visitan la feria al aire libre, como tampoco cuenta con depósitos para votar la basura. La iluminación es deficiente en varios tramos, lo que impide que los locatarios puedan extender sus ventas», subrayó.
Chinga argumentó que se hace necesario atender las inquietudes de quienes por años trabajan y viven del comercio destacando además que los comerciantes pagan sus impuestos –derechos de aseo y patente municipal.
Con esos antecedentes el Concejal, pidió al jefe comunal que se instruya a la Dirección de Aseo y Ornato (DAO) para que instale en las esquina de cada cuadra un receptáculo permanente o temporal para que los usuarios depositen la basura. También solicito la instalación de al menos (4) baños químicos y el mejoramiento de la iluminación en su trayecto de diez cuadras.
«La idea es armonizar el sector y mejorar su funcionamiento. Para eso también se debe trabajar mancomunadamente para convertir a la feria en un verdadero atractivo turístico y, en ese sentido, la Municipalidad se ha dejado mucho de estar», afirmó el edil.
Finalmente el concejal (RN) dijo que la directiva de los comerciantes de la Feria Dominical deben también comprometerse a optimizar su sistema organizacional, de manera que puedan acceder a otros instrumentos de emprendimiento financiados con fondos de desarrollo regional o municipal.
“Tenemos que pensar Arica en grande, generando proyectos en los cuales las personas quieran ganar dinero y mejorar sus negocios significativamente, pero esto depende también del compromiso y de la participación de todos los feriantes”
Chinga recordó que esta tradicional feria, que ya es parte del patrimonio de nuestra ciudad, tiene para ofrecer a sus visitantes desde enchufes, ropa, juguetes, útiles escolares, artesanías…hasta los más diversos artículos tecnológicos.