Los habitantes de esa comuna altiplánica están atemorizados por los continuos robos a sus casas que cometen extranjeros que se movilizan en motos.
GREGORIO
El Alcalde de General Lagos, Gregorio Mendoza, denunció la presencia de delincuentes en esa comuna altiplánica, que están robando en las viviendas, especialmente en aquellas cuyos moradores son de la tercera edad.
Este hecho, según el jefe comunal, tiene atemorizados a los habitantes, ya que se viene repitiendo en forma continúa, todo lo cual ha alterado la tranquilidad habitual de esa localidad fronteriza.
Consultado si las víctimas han identificado a los autores, comentó que «es gente desconocida, que no habita en la comuna. En General Lagos nos conocemos todos, por lo que tenemos la seguridad de que son extranjeros- bolivianos o peruanos- y se movilizan en motos para cometer sus actos delictuales. Es muy posible que anden armados», precisó.
Mendoza agregó que se han hecho las denuncias a personal de Carabineros pero no ha habido resultados, pues existe el temor que pueda suceder un hecho similar como el acontecido a comienzos de este año, con la muerte de dos carabineros- en enero del presente año- en el sector Tacora, a más de 4.000 metros de altura.
Comentó que si esta situación continúa, «nos veremos en la obligación de protegernos y enfrentar a los delincuentes. La gente está desesperada», afirmó.
El Alcalde viajará próximamente a Santiago, con el propósito de reunirse con las autoridades centrales, para exponerles ese problema y otras inquietudes que tienen los habitantes de esa comuna fronteriza.
MAYOR ATENCIÓN
Familias aymaras de la comuna de General Lagos, junto con denunciar la falta de apoyo de los parlamentarios y autoridades de la región, reclaman que hay familias aymaras que viven en situaciones deprimentes y que no son escuchadas, pese a todas las gestiones realizadas por las autoridades de la comuna trifronteriza con Perú y Bolivia.
Asimismo, el Alcalde Gregorio Mendoza, junto con lamentar la muerte de un niño de 4 años, y dejar de manifiesto el malestar de la gente por el premio de la pensión vitalicia que recibió su madre, Gabriela Blas, dijo que los vecinos están desilusionados por este hecho, ya que se la premió a pesar de todos los antecedentes que acreditaron ser participe de la muerte de su hijo.
Del mismo modo, mencionó el hecho que hay muchas familias aymaras que llevan 10 años esperando una solución habitacional y no son favorecidas.