Los fuertes vientos, que alcanzaron hasta los 60 kilómetros por hora, provocaron principalmente tormenta de arena,
cortes de luz, voladuras de algunos techos, caída de postes letreros y temor en la gente.

FENOMENO
Ante el fenómeno climático suscitado en la tarde del martes 28 de junio de Arica y que se prolongó por varias horas, la Intendenta, Gladys Acuña y el director regional de la Oficina Nacional de Emergencias (ONEMI), Franz Schmauck, realizaron un balance de las consecuencias.
La Jefa del Gobierno Regional manifestó que los vientos que se reportaron en la ciudad obedecen a condiciones locales. Dicha condición es una vaguada en altura que generó inestabilidad y un aumento en la diferencias de presión entre la zona interior y sector costero, lo que sumado a condiciones topográficas de la ciudad ha provocado un incremento en los vientos y polución.
Sostuvo que se esperaba que dicha condición comience a declinar durante la noche, lo que así ocurrió, finalizando en la madrugada de este miércoles 29 de junio.
Como consecuencia de ello, hubo cortes de energía eléctrica en algunos sectores de la zona norte y en el centro de la ciudad, además de la caída de ramas de árboles y desplazamiento de techos. El comercio debió cerrar y algunos establecimientos educacionales suspendieron clases.
Por su parte, el director regional de Onemi, manifestó que fue un fenómeno que no estaba pronosticado por la Dirección Meteorológica. Explicó que esta vaguada en altura afecta principalmente la zona costera de la región y el informe técnico detalla que habrá lluvias en la precordillera de la región.
“Estaremos realizando un monitoreo constante e informando cualquier anomalía. Hemos tenido contacto con Tacna, para ver si este fenómeno también se repite en el Perú, y efectivamente nos dicen que tienen vientos con temperatura elevada, sin mayores ráfagas de viento». precisó.
Cabe señalar que hubo vientos que alcanzaron hasta los 60 kilómetros por hora en la ciudad, lo que provocó principalmente cortes de luz, dejando aproximadamente a 3.264 clientes sin ese servicio; voladuras de algunos techos, caída de letreros y el cierre del puerto local.
Finalmente, de acuerdo a lo informado por la Dirección General de Aerionáutica Civil- Centro Meteorológico Regional, el fenómeno de vientos registrado obedecen a condiciones locales. Dicha condición es una vaguada en altura que ha generado inestabilidad y un aumento en la diferencias de presión entre zona interior y sector costero, lo que sumado a condiciones topográficas de la ciudad provocó un incremento en los vientos. Dicha condición comenzó a declinar durante la noche, finalizando en la madrugada del 29 de junio.