Los diputados Vlado Mirosevic y Alejandra Sepúlveda presentaron iniciativa que quita beneficio a dueños de AFPs. Ahora el texto fue remitido al Senado, para su segundo trámite, y corresponde a una ley que elimina beneficio de las AFPs en materia de intereses de cotizaciones previsionales adeudadas.
DIPUTADOS
Por amplia mayoría (108 votos a favor), la Sala de la Cámara de Diputados aprobó el proyecto que modifica el Decreto de Ley 3.500, de 1980, que estableció el actual Sistema de Pensiones, con el objeto de eliminar beneficios que actualmente gozan las AFP en materia de intereses de las cotizaciones previsionales adeudadas (Boletín 10.708).
El texto, presentado por los diputados Vlado Mirosevic y Alejandra Sepúlveda, señala que los reajustes e intereses por el pago atrasado de las cotizaciones previsionales, serán abonados en la cuenta de capitalización individual del afiliado afectado, y por tanto no irán a los dueños de las AFP.
En el proyecto se explica que las cotizaciones obligatorias deben ser pagadas a la AFP por el empleador, dentro de los diez primeros días del mes siguiente, al que fueron descontadas de las remuneraciones del trabajador. Si esto no ocurriese en el plazo el empleador será sancionado con multas, junto con el cálculo de reajustes e intereses, de lo cual actualmente una parte le corresponde a las AFPs. “Eso no puede ser, esa plata debe ser para el empleado, y a los dueños de las AFPs no le debería corresponder nada por concepto de intereses de cotizaciones atrasadas” dijo Mirosevic.
Así, por ejemplo, y de acuerdo a la circular de 2016 de la Superintendencia de Pensiones, «si una cotización se adeuda desde agosto de 2015 y se paga el 1 de abril de 2016, se aplica un 11,99% de interés penal, y un 6% de recargo de lo cual un 2,27% le corresponde a los dueños de las AFPs».
Los legisladores manifiestan que no es posible seguir manteniendo este beneficio, considerando el estado actual de las pensiones, que se derivan, entre otros factores, en las lagunas previsionales provocadas por la falta de pago de las cotizaciones por parte de los empleadores; donde justamente para ello se establecen estos intereses penales, puesto que permiten compensar los vacíos que se pudieron haber provocado en su momento.
Además de celebrar la aprobación del proyecto, Mirosevic manifestó su preocupación por cambiar el sistema en su conjunto, reforma que sólo puede ser promovida por la Presidenta de la República, según la Constitución. “Como se sabe, la Constitución sólo faculta a la Presidenta para proponer un cambio general al sistema. Ese cambio no puede venir desde los parlamentarios, sería inconstitucional cualquier propuesta. Pero desde nuestra trinchera, creo que hemos aportado un gramo para desmantelar el sistema existente. Ahora la Presidenta tiene la palabra para el cambio general del sistema. Resta mucho por hacer, porque lo que queremos es avanzar hacia un verdadero sistema de pensiones, con un fuerte componente solidario, como sucede en prácticamente todo el mundo. La pelea ha comenzado”, aseveró.