Alcalde Espíndola y concejales analizaron las cifras que deben ser aprobadas en la próxima sesión del Concejo, el martes 13 de diciembre.
presu
En el marco de la primera sesión extraordinaria del nuevo Concejo Municipal, el alcalde Gerardo Espíndola y su Cuerpo Colegiado escucharon las detalladas exposiciones de los presupuestos de la Municipalidad de Arica, del Departamento de Administración de la Educación Municipal (Daem), de la Dirección de Salud Municipal (Disam) y del Servicio Municipal de Cementerios (Sermuce). Los ediles expresaron sus observaciones sobre el material expuesto, y acordaron la aprobación de este en la sesión del martes 13 de diciembre del presente año, en la sesión ordinaria Nro. 1 de la nueva gestión municipal.
«Este es un presupuesto inicial que debemos aprobar la próxima semana. Sin embargo, esto no amarrará el plan de trabajo de esta nueva gestión, dado que el próximo año podemos realizar modificaciones presupuestarias que nos permitan concretar los compromisos que establecimos con la gente que votó por nuestras propuestas”, destacó el alcalde Gerardo Espíndola.
MÁS INCLUSIÓN
Por su parte, el concejal Paul Carvajal se mostró partidario de darle más énfasis a la participación ciudadana en el próximo presupuesto municipal. “Los instrumentos de planificación deben ser construidos con acciones donde estén incluidas las bases. Si la Oficina del Adulto Mayor presenta su Formulario F1, tendrá que preguntarle a sus socios qué acciones deben ser desarrolladas con los recursos en cuestión”.
En la misma línea, el concejal Luis Malla, dijo que “hay poca equidad en las oficinas de la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco). Por ende, debemos buscar la posibilidad de ir modificando el presupuesto municipal para, con esto, incrementar recursos en las oficinas que tienen directa y activa relación con la comunidad”.
Finalmente, el administrador municipal (S), Carlos Castillo, precisó que el Presupuesto Municipal 2017 debe ser aprobado antes del miércoles 14 de diciembre del presente año. Reiteró que esta herramienta legal, durante los próximos cuatro años, puede ser modificada las veces que el alcalde y los concejales lo estimen necesario.