Hombre de 91 años, oriundo del pueblo de Molinos, nunca fue inscrito por sus padres en el Registro Civil.

Hasta el Hogar de Ancianos «Hermanitas de los Pobres» llegaron diversas autoridades de la región para saludar, darle regalos y buenas noticias en su cumpleaños a Ángel Canaviri, el hombre de 91 años que pasó prácticamente toda su vida sin cédula de identidad.
Oriundo del pueblo de Molinos, Don Ángel nunca fue inscrito por sus padres en el Registro Civil, debido a que fallecieron poco después de haber nacido.
Siempre residió en la misma localidad, hasta hace unos meses, cuando sus vecinos lo encontraron casi postrado, con signos de desnutrición, en una pieza prefabricada.
Hoy vive en el hogar de las Hermanitas de Los Pobres y ya comenzó a beneficiarse de las ayudas que entrega el Estado. “Hemos realizado todas las acciones para que el Sistema de Protección Social mejore las condiciones de Don Ángel, tal como los hacemos con todos los adultos mayores del país en situación de vulnerabilidad”, explicó el Sseremi de Desarrollo Social, Julio Verdejo.
Canaviri ya cuenta con su cédula de identidad, documento que le servirá para sus trámites futuros. “El hecho de que por primera vez Don Ángel tenga un RUN no sólo le sirve para postular a beneficios, sino que le da dignidad como chileno, al tener identidad”, manifestó el director regional del Registro Civil, Mario Jeldrez.
Además, el adulto mayor obtuvo su Registro Social de Hogares, lo que permitirá postular a la Pensión Básica Solidaria de Vejez.
“Apenas supimos que Don Ángel contaba con cédula de identidad, ingresamos al Sistema de Reforma Previsional la solicitud de pensión. Ahora sólo queda calcular el puntaje y otros pequeños trámites para que el usuario obtenga el beneficio”, sentenció el Seremi del Trabajo, José Zúñiga.