Viene a Arica Rafael Moreno Rojas, ex vicepresidente de la Corporación de la Reforma Agraria, en el marco de la celebración de esa significativa fecha, donde el país vivió una de las mayores transformaciones sociales del siglo XX.

El próximo martes 15 de agosto llegará a Arica Rafael Moreno Rojas, ex vicepresidente de la Corporación de la Reforma Agraria, en el marco de la celebración de los 50 años de la Reforma Agraria en Chile.
Rafael Moreno es agrónomo y político. Fue senador de la República en dos periodos, 1972-1973 y 1998-2006, además de Vicepresidente Ejecutivo de la Corporación de la Reforma Agraria (Cora), siendo responsable de la planificación y ejecución de la Reforma Agraria (1964-1970).
ACTIVIDADES
El programa de actividades contempla, tras su llegada a las 15 horas, a las 19 horas cena de conmemoración de los 50 años de la Reforma Agraria en Chile y homenaje a Rafael Moreno y a los agricultores asignatarios de dicha reforma, donde se espera una alta asistencia de los agricultores de la región.
El miércoles 16, a las 09,15 horas, habrá un desayuno con representantes de los medios de comunicación y directivos de Asoagro. A las 11 horas, Rafael Moreno ofrecerá una charla en la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Tarapacá, destinada a los alumnos de agronomía y del Liceo Agrícola de San Miguel de Azapa.
LA REFORMA AGRARIA
En las primeras décadas del siglo XX la sociedad rural chilena mantuvo la estructura agraria tradicional, fundada en el predomino del gran latifundio y una jerarquía social rígida, autoritaria y paternalista. En vista de esta situación las demandas por una reforma agraria fueron desde comienzos de siglo una propuesta de los sectores progresistas del país, como fue en el caso de la campaña presidencial del Frente Popular, en 1938. Sin embargo, una vez en el poder, los gobiernos radicales decidieron privilegiar la industrialización en el mundo urbano, postergando al rural.
Como consecuencia, cientos de miles de campesinos emigraron a las ciudades en busca de un mejor futuro, mientras que la economía agraria comenzó a experimentar una crisis profunda caracterizada por su incapacidad productiva, siendo necesario, en los años cincuenta, llegar a la importación de alimentos.
Al comenzar la década de 1960 la presión por una reforma agraria volvió a manifestarse en la sociedad chilena. Esta vez contó con el respaldo de la Iglesia Católica que repartió sus propias tierras entre los campesinos y con el apoyo de Estados Unidos a través de la «Alianza para el Progreso». Enfrentado a las presiones, el gobierno de Jorge Alessandri promulgó en 1962 la primera ley de Reforma Agraria N° 15.020, la que permitió redistribuir tierras estatales entre campesinos y organizar instituciones fiscales para llevar a cabo la reforma en el campo.
Con la llegada al poder de la Democracia Cristiana, a través de la presidencia de Eduardo Frei Montalva, el proceso de reforma agraria alcanzó un impulso vertiginoso. Bajo el lema «la tierra para el que la trabaja» el programa reformista del nuevo gobierno buscó la modernización del mundo agrario mediante la redistribución de la tierra y la sindicalización campesina. Para lograr este objetivo se promulgó una nueva Ley de Reforma Agraria N° 16.640 y la Ley N° 16.625 que permitió la sindicalización campesina. Sobre la base de estos dos instrumentos legales se expropiaron alrededor de 1.400 predios agrícolas, 3,5 millones de hectáreas, y se organizaron más de 400 sindicatos que sumaron más de 100 mil campesinos. Al mismo tiempo, comenzaron a producirse huelgas y tomas masivas de predios que polarizaron a la sociedad agraria chilena.
El nuevo gobierno de Salvador Allende continuó el proceso de reforma agraria, utilizando los instrumentos legales promulgados por el anterior gobierno, con el fin de expropiar todos los latifundios y traspasarlos a la administración estatal, cooperativas agrícolas o asentamientos campesinos. Este proceso también estuvo acompañado de una gran efervescencia campesina que se expresó en la ocupación o tomas masivas de predios, desatándose en el mundo rural un clima de violencia y enfrentamiento.
Al producirse el golpe de Estado, el 11 de septiembre de 1973, la Unidad Popular había expropiado cerca de 4.400 predios agrícolas, que sumaban más de 6,4 millones de hectáreas. El viejo orden latifundista que había prevalecido por más de 400 años había llegado a su fin. En las dos décadas siguientes el modelo neoliberal irrumpió en el mundo rural, produciéndose el traspaso de la tierra a nuevos capitalistas, quienes modernizaron la producción agrícola y convirtieron en proletarios a los campesinos. ( Bibioteca Nacional de Chile)