Para el senador José Miguel Insulza, el acuerdo transversal alcanzado el pasado 15 de noviembre sentenció los días de la actual Carta Fundamental.
En el programa «Profundidad de Campos», el senador destacó que el pacto “crea un hecho importante para la historia y es que, cuando se apruebe la Nueva Constitución, desaparece la del 80”.
El nuevo texto partiría desde una “hoja en blanco”, pero en el acuerdo no quedó explícito y dio paso a interpretaciones, dado que el punto 6 de la firma señala que el órgano constituyente “deberá aprobar sus normas y reglamento de votación de las mismas por un quórum de dos tercios”.
Para algunos, sin acuerdo en materias específicas se abre un vacío que haría fracasar a la convención que redacte la Constitución, por lo que regiría la actual.
Para Insulza, “ese candado será para la aprobación de la Constitución y no para su reforma. Creo que los derechos deben protegerse con ese quórum. Soy partidario de que la Constitución se apruebe por mayorías importantes”, señaló.
El legislador propone que esta nueva Carta Magna debe terminar con el rol subsidiario del Estado, agregar un Estado solidario “que se preocupe de que todos los derechos sean garantizados”; y que se haga cargo también de la ancianidad».
Por último, el senador hizo una autocrítica por el estallido social, reconociendo que “el mundo político se ha desprestigiado y es consecuencia de los últimos 15 años no estuvimos a la altura del desafío”.