Ejecutadas o en pleno desarrollo se encuentran ya las nueve acciones de la Agenda Asocial definida por el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera en favor del sector pesquero artesanal de todo el país.
Un ejemplo de lo anterior es el pago de un aporte solidario de $250.000 en favor de 4.410 pescadores y pescadoras, a través del Indespa. Dicho beneficio, asociado a la realización de una encuesta sobre temas pesqueros, implicó un apoyo concreto para uno de los grupos más postergados del rubro artesanal: las pescadoras de 45 años o más y los pescadores de 65 años o más.
El pago del aporte -que consideró una inversión superior a los $1.100 millones- sintoniza con otra acción de la Agenda Social que tiene también un enfoque de género: la renovación de los equipos de trabajo para mil algueras. Esta iniciativa prevé equiparlas con un kit que incluye botas, trajes impermeables y ropa térmica.
“Las acciones de la Agenda Social, que buscan aportar a la construcción de un país más justo y solidario, están ejecutadas o en desarrollo. Algunas tienen un sentido de urgencia, mientras que otras se alinean con metas de mayor alcance, como superar brechas de género o avanzar hacia la diversificación productiva”, detalló el Subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya, quien reporta el avance de las iniciativas al Ministro de Economía, Fomento y Turismo, Lucas Palacios.
Entre las medidas del programa figura igualmente la entrega de 17 plantas desalinizadoras a caletas con carencias hídricas en cinco regiones, principalmente del norte. Un acceso seguro al recurso ayudará a convertir a esos enclaves en polos de desarrollo -al facilitar negocios gastronómicos y turísticos- y mejorará ostensiblemente la calidad de vida de los pescadores y de sus familias.
Las desaladoras implican una inversión de $1.378 millones y producirán, en conjunto, un mínimo diario de 106 mil litros de agua potable.
Ya ejecutada, en tanto, está una medida (apertura parcial del RPA) que permitió la entrada de un total de 644 embarcaciones artesanales a la pesca de la jibia en cuatro regiones: Antofagasta, Atacama, La Araucanía y Los Ríos. Las naves permanecían en listas de espera para poder operar sobre el recurso.
Otras iniciativas que incluye la Agenda Social se relacionan con la entrega de fondos para financiar estudios de cara a la instalación de plantas de proceso o salas de comercialización en caletas; una iniciativa que, al fomentar el consumo de productos del mar, promociona el trabajo del sector artesanal; la puesta en marcha de la Escuela del Pescador, un fondo destinado a proyectos de pequeños acuicultores, y la apertura parcial del RPA en la categoría “pescador propiamente tal”, medida que posibilitará un recambio generacional del sector, al permitir el ingreso de nuevos tripulantes a la actividad artesanal.