“El Coronavirus es importante, pero es más peligrosa la Influenza en nuestro país”. A esa conclusión llegaron los integrantes de la Comisión de Salud luego de escuchar a la Subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza respecto a las medidas que ha adoptado el Minsal para hacer frente a este riesgo sanitario.
Mientras se desarrollaba esa reunión legislativa en Valparaíso, en Talca se terminaba de procesar un examen PCR que dio positivo para el llamado científicamente COVID-19. Se trata de una persona de 33 años que habría viajado un mes por distintos países del sudeste asiático, entre ellos Singapur. El paciente se encuentra en el Hospital de Talca en buenas condiciones generales y será dado de alta, pero bajo vigilancia epidemiológica en su domicilio.
El Minsal no tenía cómo saber que el martes 03 de marzo sería un día histórico para la epidemiología nacional, pero sí se aseguraba que el foco estaba en actuar tal como si el virus estuviera generalizado en la población.
De hecho, la Subsecretaria Daza reconocía que “el 16 de marzo parte la campaña de invierno para hacer frente a esta enfermedad respiratoria aguda que tiene la misma sintomatología que el Coronavirus. La mezcla de ambas patologías generaría una crisis para el sistema de salud. Estamos trabajando como si se tratara de una pandemia –aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) no la ha calificado así-, que se ha masificado en la población”.
Hasta ese momento, la autoridad sanitaria aseguraba que el único chileno infectado era el escritor nacional Luis Sepúlveda de 70 años, quien reside en el norte de España. Éste dio positivo, pero estaría evolucionando rápidamente a su favor. El artista participó en un festival literario en Portugal, tras lo cual se sintió complicado respiratoriamente.
PROTOCOLO DE ACCIÓN
Los senadores Rabindranth Quinteros, Guido Girardi y Francisco Chahuán enfatizaron la urgencia de educar a la población y adelantarse ante cualquier potencial brote.
En esa línea, el presidente de la citada Comisión, el senador Quinteros insistió en la necesidad de no generar pánico en la población. “Hace unos días escuchamos el presidente Sebastián Piñera decir que habían 300 casos que estaban siendo estudiados en nuestro país. Sin embargo a las horas se aclaró que eran personas que provenían de zonas afectadas por el Coronavirus, pero cuya patología había sido descartada”, relató.
La Subsecretaria Daza contextualizó el COVID-19 como uno de tantos males de la familia del coronavirus, es decir, virus que atacan el sistema respiratorio. Entre éstos destacan patologías que se han presentado en los últimos años en Chile y el mundo como es el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS), el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) y la Influenza.
“El 28 de enero pasado, el presidente Piñera nos convocó porque si bien la letalidad del virus es baja, su transmisibilidad es alta (por cada persona infectada pueden verse afectadas otras 2 o 3). El 8 de febrero se estableció la alerta sanitaria, por lo que hemos dispuesto medidas preventivas y un protocolo de acción”, aclaró.
Respecto a esto último, detalló que “lo primero ha sido estar atentos a los puertos de entrada (aeropuertos, puertos y puntos fronterizos), allí las personas deben declarar los lugares en los que han estado en el último mes. Luego si hay sospecha (por la presencia de fiebre o un cuadro respiratorio, o el hecho de haber estado en un país donde se hayan infectados) se les deja en observación por 15 días en sus casas o en un hotel si se trata de turistas”.
La preocupación del Minsal se ha ido incrementando en la medida que comenzaron a conocerse infectados en América. Hasta el martes 03 de marzo, habían dado positivo al COVID-19 personas de Argentina, Brasil, Ecuador, México y República Dominicana.