Ante el explosivo incremento de casos positivos de COVID-19 registrado en Arica, que pasó de siete a doce contagios confirmados, el Gobierno y la Jefatura de la Defensa Nacional realizaron un urgente llamado a la comunidad a reforzar todas las prácticas de autocuidado.
El Intendente Roberto Erpel dijo que se puede ver “con mucha preocupación, como en el paseo 21 de Mayo hay aglomeraciones, filas de personas que no respetan las distancias”.
El jefe regional reiteró el llamado a las personas a no salir de sus casas, sino solo en casos debidamente justificados, pero también hizo una invitación “a las empresas y casas comerciales a que eviten que sus clientes deban asistir o hacer pagos o trámites en forma presencial”.
Agregó que “como Gobierno podemos tomar muchas medidas, pero si no actuamos con responsabilidad y no nos cuidamos entre nosotros, difícilmente vamos a poder superar esta crisis. Necesitamos que nos acompañen y tomen con seriedad este peligro”.
Advirtió que quienes deben cumplir cuarentena por disposición de la Autoridad Sanitaria y la infringen, arriesgan penas de hasta 540 días de presidio y se exponen a multas de hasta 49 millones de pesos.
SEREMI DE SALUD
En tanto, la Seremi de Salud, Beatriz Chávez, dijo que “necesitamos con urgencia que las personas tomen conciencia de que este virus está circulando en nuestra ciudad. Necesitamos que gente vea el riesgo. Necesitamos que cumplan con las medidas sanitarias de aislamiento domiciliario, aislamiento social (más de un metro de distancia entre una y otra persona) y lavado frecuente de manos. Es lo único que va a evitar una circulación mayor del virus”.
La Autoridad Sanitaria lamentó que las personas continúen con la misma conducta habitual, “como si estuviéramos de vacaciones, como si la vida fuera normal en nuestro país y ciudad”.
GENERAL CUELLAR
Por su parte, el jefe de la Defensa Nacional en Arica y Parinacota, general de Brigada Luis Cuéllar dijo que el incremento de contagios coincide con un alza de las detenciones por infracción al toque de queda nocturno.
Las personas “están haciendo caso omiso de las recomendaciones. Hemos demostrado que no somos disciplinados. Hemos demostrado que no somos consecuentes. Hemos demostrado que no somos respetuosos con el prójimo que quiere y que tiene el derecho a no contagiarse”, afirmó.
Llamó a los pequeños y medianos comerciantes de la ciudad a organizarse para que sus clientes entren en forma “parcelada” a sus negocios, igual como se hace hoy en los grandes supermercados.