Al son del himno de Arica y acompañado de familiares y autoridades, los restos del ex alcalde de Arica, Hernán Lagos Zúñiga, hicieron ingreso al Cementerio Municipal, lugar en el que descansará quien fuera en vida el primer jefe comunal de la ciudad, tras el retorno a la democracia.
A los 69 años falleció la ex autoridad, ingeniero en Informática, oriundo de Rancagua. Un apasionado de la pintura al óleo y de la música clásica, quien además disfrutaba el escribir poesías y libros de historia sobre su amada Arica.
El sepelio se inició en el kilómetro 3 y medio del valle de Azapa, recorrió varias calles como 18 de septiembre y Vicuña Mackena, pasó por la 1° Compañía de Bomberos de Arica, por las afueras del Edificio Consistorial y tomó rumbo hasta el Cementerio, lugar donde el ex jefe comunal fue recibido por el Orfeón Municipal.
En su despedida, el Alcalde Gerardo Espíndola señaló que “hoy día despedimos a este gran alcalde, a este gran hombre de Arica, especialmente, en el recuerdo de ser el primer alcalde en el regreso a la democracia y al desafío que implicó el volver a ella. Además, el abrir las calles para las personas, el hito de cerrar una calle para los vehículos, pero abrirla para la gente como es 21 de Mayo, marca sin duda una mirada de ciudad que hoy es importante volver a observarla, volver a ponerla en valor, sobre todo cuando vamos construyendo pensando en las ciudades de manera distinta”.
Lagos fue bombero de la 1° Compañía “Bomba O’Higgins”, llegando a ser director y, posteriormente, superintendente del Cuerpo de Bomberos de Arica. Este año cumplió 49 años de servicio, siendo nombrado director honorario.
Como político, Hernán Lagos fue presidente de la Democracia Cristiana local, jefe de gabinete de la ex intendenta Antonella Sciaraffia, alcalde luego del retorno de la democracia, Consejero Regional en el año 20027, entre otros.
El concejal Jorge Mollo indicó que “Hernán, sin duda, fue un gran líder. Alguien que quedó marcado en el corazón de la ciudad por su labor y por el momento crítico que le tocó asumir, la enorme responsabilidad de dirigir una ciudad después de un proceso de dictadura, hacia la democracia”.