La Sala del Senado concluyó su votación en particular del proyecto de ley sobre Migración y Extranjería, tras varias jornadas de intenso debate.
Para el senador José Miguel Durana uno de los mayores avances que se logró fue descartar la enmienda calificada como «turismo laboral» dado que hoy nos enfrentamos a una migración irregular, afectando principalmente a las regiones del norte, por donde ingresan los extranjeros en de manera ilegal.
Sin embargo, lamentó que se mantenga latente el peligro que implica el artículo 8° Transitorio propuesto por la Comisión de Hacienda que generaba el denominado «efecto llamada» que, hasta ahora, permite la regularización de todos los migrantes que hayan ingresado al país hasta septiembre de 2019.
“Este artículo podría ser modificado por la Comisión Mixta, ampliando aún más las posibilidades de regularización, para aquellos migrantes que hayan ingresado al país hasta septiembre de 2020 y eso nos preocupa profundamente”, precisó el legislador por Arica y Parinacota.
En este sentido, dijo que, junto a la senadora por Tarapacá, Luz Ebensberger, se han opuesto firmemente a la consagración de este “efecto llamada” puesto que son dos regiones afectadas con la llegada masiva y clandestina de migrantes, pese a la cuarentena y cierre de fronteras.
“Estamos atentos ante una ampliación mayor del plazo de regularización, porque sería un efecto detonante para la llegada incontenible de miles de migrantes a nuestras regiones, con nefastos efectos en materia económica, de vivienda, salud y seguridad”, afirmó el parlamentario.
Finalmente, el senador Durana ratificó su compromiso con su voto en contra de cualquier indicación que promueva el “efecto llamada” y la necesidad de ser consecuentes con una migración ordenada y regular que tanto necesita este país.