Prestaron juramento el ministro titular del tribunal de alzada y el fiscal judicial.
En una ceremonia que contó con la asistencia del pleno de ministros de la Corte de Apelaciones de Arica, su presidente Pablo Zavala Fernández tomó juramento- este martes 2 de abril– a Marco Antonio Flores Leyton como ministro titular del tribunal de alzada y a Juan Manuel Escobar Salas, en el cargo de fiscal judicial.
A la ceremonia asistieron la fiscal regional, Javiera López y el defensor regional, Claudio Gálvez, además de magistrados, familiares y funcionarios del tribunal de alzada.
Luego de la lectura de los decretos de nombramiento, a cargo del relator de pleno Óscar Huenchual, el ministro Zavala tomó juramento –por separado– del ministro Flores y del fiscal judicial Escobar, ceremonia que fue aplaudida por todos los asistentes.
En sus palabras, el ministro Zavala destacó la trayectoria que el ministro Flores y del fiscal Escobar tienen en el Poder Judicial: “Ambos tienen más de 25 años de trayectoria profesional, por lo cual es un lujo y un honor que ellos se desempeñen en esta Corte, porque tienen los méritos de sobra para ocupar estos cargos”, dijo.
Asimismo, el presidente del tribunal de alzada sostuvo que la llegada de ambos permitirá normalizar el trabajo del tribunal. “Por distintos motivos, de los siete ministros que integran esta Corte, se retiraron tres ministros y había una importante vacancia de cargos. A eso se le sumaba el fiscal judicial que se acogió a retiro; por lo tanto, es importante la incorporación de ambos, porque implica el funcionamiento normal de esta Corte”, explicó Zavala.
DESAFÍO
El ministro Flores manifestó que está contento por este nuevo desafío profesional, que corona los 23 años de desempeño en el Poder Judicial: “Estoy feliz, porque era algo que estaba esperando desde hace algún tiempo. Este es un tremendo desafío personal y profesional para mí”, dijo.
En tanto, el nuevo fiscal judicial comentó que lleva 27 años en el Poder Judicial, al cual ingresó “desde el último escalafón judicial. Me he desempeñado en diversas funciones; comencé en provincia y ahora estoy, no sé si terminando, pero nuevamente en una región… muy contento”.
La fiscal regional, Javiera López, manifestó que esta ceremonia “es de gran significado; no tan sólo en la llegada de un ministro y del fiscal judicial, sino por el marco de solemnidad de la ceremonia, en aras de la transparencia y de fortalecimiento de esta ilustrísima Corte”.