Equipos del Hospital de Arica junto al del «Luis Calvo Mackenna» de Santiago trataron a 80 pacientes locales con fisura labio palatina.
ATENCIÓN
El equipo del comité de fisura labio palatina del Hospital Regional de Arica Dr. Juan Noé y tres profesionales del Hospital Luis Calvo Mackenna de Santiago evaluaron a cerca de 80 pacientes y realizaron 3 cirugías, como parte de un trabajo conjunto que se realiza hace más de una década para dar solución a una patología garantizada por el Plan Auge.
El otorrino laringólogo Ricardo Segovia, gestor de dicha enfermedad Auge en el Hospital de Arica, manifestó que este operativo, el segundo de este año, permite que los usuarios, principalmente bebés y niños, no tengan que desplazarse a Santiago con sus familias para ser objeto de una evaluación integral de su estado, del resultado de los tratamientos y de las futuras intervenciones.
La delegación del Calvo Mackenna estuvo integrada por Carmen Gloria Morovic, cirujano plástico; Loreto Castellón, cirujano maxilofacial, y Karen Goldschmied, fonoaudióloga, especializadas en la resolución de estas malformaciones que requieren seguimiento desde el nacimiento hasta los 15 años.
La contraparte del hospital ariqueño estuvo liderada por el doctor Segovia y conformada por Fernando Escauriaza, ortodoncista; Milia Montecinos, odontopediatra; Nicole Rivera, fonoaudióloga; Carolina Ortega, enfermera; Marcela Moscoso, kinesióloga; Lilian Rojas, sicóloga, y Maritza Gallardo, asistente social.
Jacqueline Álvarez, madre de Gustavo Ríos, manifestó que su hijo lleva 9 años en contacto con el equipo del Calvo Mackenna. Afirmó que estos operativos “nos permiten estar dentro de nuestro entorno familiar. Para mí hubiera sido muy difícil manejarme en Santiago. Me sacan de un apuro tremendo, porque tengo familia que atender acá. Estoy maravillada con la doctora Morovic. Es impagable lo que han hecho por nosotros”.
El doctor Segovia comentó que estas actividades tienen grandes ventajas para los pacientes, “que no se valoran en su magnitud. Los niños reciben la atención de un equipo que tiene especialidades que son difíciles de conseguir y muy diversas. Eso no existe en otras partes”, enfatizó.
Por su parte, la doctora Morovic dijo que “hemos sido tremendamente gratificados con los resultados de los pacientes. Con el equipo local, más que una relación profesional, tememos una relación de amistad. Hemos trabajado súper coordinados, a pesar de los dos mil kilómetros de distancia. Sabemos que las intervenciones que se hacen en Arica, se hacen tal como lo haríamos nosotros”, dijo.